Proyectos

Cartografía de Fresh Kills

Radiografía de un paisaje cyborg [ 2009.01 ]

¿Qué significa devolver algo a la naturaleza? ¿No es realmente una cuestión moral?


El trabajo es una cartografía técnica del contexto social, urbano y medioambiental de Fresh Kills, principal vertedero de la ciudad de Nueva York durante cinco décadas y ahora en proceso de reconversión en uno de los mayores espacios verdes de la ciudad. Para ello se ha desplegado sobre la geografía del vertedero toda una capa tecnológica de contención y vigilancia de los procesos de descomposicón que continuarán bajo la nueva superficie de tierra y vegetación. Los mapas y diagramas contextualizan el vertedero como infraestructura urbana durante su periodo de funcionamiento y visualizan la dualidad casi cibernética de su nuevo paisaje.

Mapeado de las rutas de recogida de los residuos urbanos en Nueva York mientras estaba activo el vertedero.

Evolución durante el siglo XX del volumen de residuos urbanos por habitante generado en la ciudad y su método de procesado. Pryección a futuro prevista de las emisiones de metano de Fresh Kills.

Mapeado de los tipos de suelo, salinidad del agua, disposición de los residuos y tecnologías de mantenimiento y prevención.

Estimaciones de riesgo ambiental elaboradas a partir de la documentación técnica.

Fresh Kills, tras iniciarse como vertedero informal, fue inaugurado como vertedero de Nueva York en 1948 y desde entonces ha sido el destino final de prácticamente la totalidad de los residuos domésticos producidos en la ciudad durante más de 50 años. Fue clausurado en 2001 y actualmente es la mayor acumulación en volumen de residuos del mundo.


Situado en el distrito de Staten Island, tiene una superficie de 1200 Ha. El montículo más alto, de 70 m.s.n.m., es el punto geográfico más elevado de la costa atlántica desde Maine a Florida. Durante los años 90, tras convertirse en el único vertedero activo de la ciudad, 26.000 toneladas de residuos desembarcaban diariamente en Fresh Kills.


A mediados de los años 90 un grupo de ciudadanos emprendió largas negociaciones para clausurar el vertedero, cuyo crecimiento amenazaba con arrastrar a Staten Island a una situación ambiental insalubre. Tras estas negociaciones y con la aparición de nuevas normativas ambientales estatales, Fresh Kills cierra sus puertas en marzo del año 2000. Al año siguiente, sin embargo, la necesidad de encontrar un sitio para alojar los escombros del World Trade Center tras los atentados del 11-S y realizar las labores de búsqueda e identificación de restos humanos hizo que el vertedero volviera a abrir temporalmente.


Su cierre puso de manifiesto la realidad del problema de la basura en la ciudad, que pasó a exportar los residuos a otras ciudades y estados, lo que originó las llamadas "guerras de la basura" por el mercado intermunicipal generado, al mismo tiempo que fomentó un auténtico mercado negro de la basura por la proliferación de vertederos ilegales.


En 2002 el ayuntamiento saca a concurso el nuevo parque municipal de la ciudad, que transformará Fresh Kills, con 890 hectáreas de espacio verde, en el segundo mayor parque urbano la ciudad. Una ambiciosa red de medidas técnicas ha sido instalada para contener los perjuicios ambientales del vertedero, aunque Fresh Kills no puede ser técnicamente un relleno sanitario ya que al no iniciarse como de forma planificada y el volumen de basura está en contacto con el terreno original. ¿Hasta dónde este despliegue técnico posterior puede ser además de una voluntad política una garantía científica?


++ Realizado en equipo con: Sara Fernandez Almendáriz, Laura Sempere Pomares