Proyectos

Observatorio en Fresh Kills

Monitorización ambiental [ 2009.03 ]

El proyecto parte de un estudio previo de los fenómenos ambientales, tecnológicos y sociales que tienen lugar en el antiguo vertedero de Fresh Kills.


El concepto de observar aquí cobra dos dimensiones: monitorizar la evolución de los procesos químicos de afección a subsuelo y masas de agua y hacer visible la complejidad de un paisaje artificialmente mantenido en equilibrio. La infraestructura de observación se desarrolla a partir de los riesgos ambientales del subsuelo y se materializa como un elemento exterior que visibiliza esos procesos.

Tras su clausura en el año 2001, se ha realizado en el vertedero todo un despliegue de medidas técnicas de contención para los dos principales problemas ambientales de la descomposición de la basura: la generación de gas metano y la creación de lixiviado, líquido altamente contaminante para las masas de agua tanto superficiales como subterráneas. Se ha implementado una red de chimeneas que se encargan de la recolección y tratamiento del gas, un muro subterráneo de contención del lixiviado en los perímetros de las distintas secciones del vertedero y una cubrición impermeable en toda su superficie expuesta.

Para el estudio del subsuelo se clasifican los terrenos del vertedero según su vegetación, grado de humedad del suelo y cercanía a los perímetros de contención de las distintas secciones del vertedero. Este análisis muestra los tramos de perímetro de contención con mayor riesgo de contaminación exterior, para los que se propone la monitorización continuada del subsuelo. Se establece sobre estos tramos una red de piezómetros, perforaciones en el terreno, a uno y otro lado del muro de contención ambiental, para recogida de muestras de agua subterránea. El observatorio se transforma entonces en una instalación que recorre estos puntos recogiendo las muestras de agua y ofreciendo instalaciones para su análisis químico y otras investigaciones relacionadas con el estado de descomposición de los residuos. Al mismo tiempo, se encarga de recolectar energías del entorno para su aprovechamiento en estas y otras actividades que se desarrollen en el parque, actuando así como centros de monitorización y concentración de recursos.


Para posibilitar la geometría requerida, recorriendo senoidalmente los piezómtros interiores y exteriores, así como su despliegue a gran escala, la estructura se basa en membranas plásticas y en conceptos de tensegridad a partir de modelos estructurales de Le Ricolais, minimizando peso y materiales. La estructura se define como una serie de costillas metálicas sustentadas entre sí mediante una red de cables postensados que transmiten las cargas hasta los apoyos de los extremos en tierra firme. Para posibilitar el vuelo de la estructura con directriz curva se aprovecha la estructura de la pasarela interior como medio de rigidización del conjunto. Una serie de dispositivos lumínicos integrados se encargan de comunicar visualmente la evolución de los procesos subterráneos analizados, incorporando al nuevo paisaje cutáneo del vertedero la evolución biológica de su interior.